Chirigota, los orgullosos - cuartos

Color y alegría hasta última hora


La chirigota ‘Los orgullosos’ se presenta como transexuales y gays que participan en la cabalgata del día del orgullo Gay. Marcha y alegría para esta presentación a la que acompaña los colores del tipo de esta chirigota.   Los pasodobles, el primero a la bandera gay. Hablan del rojo, del malva, del amarillo de la luz; el verde de la esperanza y de la fertilidad; el azul el del cielo. Su bandera Arco Iris no está en un mástil, pero significa libertad, a pesar de que hay países que aún aplican penas de muerte contra los homosexuales. El segundo sobre el machismo y los hombres que no respetan ni a las mujeres ni a los gays, como los cabezas rapadas, que dan hasta palizas a los homosexuales. Crítica a esos hombres que no respetan a nadie porque se creen superiores sólo por el hecho de ser hombres.   Los cuplés, el primero sobre la multa que pueden ponerte ahora en el fútbol por insultar a los jugadores o al árbitro. Ellos dicen que en Cádiz no se va a perder lo que cantan al portero del equipo contrario: “Ca…”, y esperan que conteste el público, a los que le dicen , ¡Eah! ¡multa pa tó! El segundo sobre una chica que le salvaron la vida en una urgencia, y cuando reaccionó no les dio las gracias por haberle salvado, sólo le dijo que “gracias a la descarga había recargado el móvil”.   El popurrí de nuevo muy efectista el de estos “orgullosos” de Toté. Ellos utilizan muy bien el tipo que representan para “sacarle punta” y conseguir la reacción del público que los despidió con un fuerte aplauso. 

Hacia las tablas del falla - chirigota, los buscarruina

Disparando alto las flechas carnavaleras del amor


La chirigota ‘Los buscarruinas’ vuelven a hacer reír al público con su presentación donde explican lo desastre que son como cupidos, y es que no “dan ni una” lanzado sus flechas del amor.   Los pasodobles, el primero sobre el amor, pero hay amores que son violentos, y ellos no comulgan con ese tipo de amor. Enfermizos teñidos de sangre. El amor que te dice que te ama pero te fuerza en la cama. El que está bocharro y que te pide perdón por la mañana con la resaca. Y precioso remate el de este pasodoble: “nunca olvides que una mujer fue la que te parió”. El segundo sobre el problema que hubo con el agua en el barrio de Loreto el pasado mes de octubre. Dicen que no cortaron sólo el agua, sino que “se secaron sus esperanzas”. Ellos se quejan del trato que recibieron los vecinos durante estos días. Dura crítica al Ayuntamiento de Cádiz por su gestión en “la crisis del agua de Loreto”.   Los cuplés, el primero sobre la alta cocina. Dicen que hay un programa de televisión donde hacen la comida con poca comida, como la paella sin arroz. Y dicen que ganó una gaditana de Loreto que “hizo un puchero sin agua”. El segundo sobre las parejas que han unido estos cupidos en Carnaval. Al Love y al Cabra, a Julio Pardo con Rivas, al Popo con el Lupo, pero el que los vuelve loco es Ángel Subiela le está volviendo loco, porque los ha juntado con El Carli, Martínez Ares, Juan Carlos, Tino… ¡ya no tiene más flechas para él! Los dos cuplés funcionan a la perfección, pero el segundo más que el primero.     El popurrí divierte mucho. Y es que El Sheriff ha sabido “sacar punta” a este tipo de cupido y a las flechas que lanza. 

Comparsa, obdc el show de pinocchio! - cuartos

Pinochos que no mienten en sus coplas


La comparsa ‘OBDC. El show de Pinoccho’ se presenta de nuevo en el Falla como presentadores de televisión convertidos en Pinocho que nos intentan convencer de mentiras a través de la televisión, la caja tonta, y con la que muchos ciudadanos están “hipnotizados” con la telebasura.   Los pasodobles, el primero a los hombres y mujeres que tienen que seguir trabajando para poder mantener a su familia, a pesar de que tienen edad para jubilarse, pero sus hijos, a pesar de estar preparados, no tienen posibilidad de entrar en el mercado laboral. En el segundo pasodoble, que recibe una gran ovación por parte del público, estos chicos hablan de que ellos han llegado nuevos al Concurso y a quienes les critican por ser “innovadores”. Ellos hablan de los que entonces innovaron y que hoy son copleros reconocidos como Bustelo, Aragón, Los Majaras, Martín… y recuerdan que si Paco Alba no hubiera introducido la guitarra hoy no existiría la comparsa.   Los cuplés, el primero a las comparsas que están funcionado como empresa. Cuentan que los Carapapas tienen dividido las ganancias si eres octavilla. Si con los hermanos Márquez Mateos salen 25 años no te dan un Antifaz de Oro, sino una paga de jubilación. El segundo sobre la nariz que tienen estos comparsistas. Dicen que la usan como palo para hacerse un Selfie. Su nariz es tan larga que hace la mudanza de multiópticas en un momento. Y rematan contando  que es dura como un roble que se ha hecho daño en el final de los pasodobles.   El popurrí, una lección de cómo la televisión “manda” en nuestras vidas desde pequeños. Primero con los dibujos animados y con programas en los que participan los más pequeños por deseo de sus padres. Han cambiado estos jóvenes una cuarteta del popurrí, y la actualizado con la comparsa de Sevilla o con su “no” cierre de sesión. 

Coro, qué dios nos coja confesá - cuartos

Aleluya a las religiosas de sor pardo


El coro ‘Que Dios nos coja confesá’ vuelve a conquistar al público del patio de butacas con su alegre presentación donde nos cuentan que son religiosas de un convento donde llevaban una vida austera hasta que llega una monja de Cádiz y les habla del Carnaval y el resto de la comunidad quiere ir a conocerlo.   El tango, el primero sobre su ilusión de cantar en el Carnaval de Cádiz. Ellas hablan de que sus juegos de pequeñas eran disfrazarse de coros como ‘Titirimundi’, ‘La tienda la Cabra’, ‘Batmonos que nos vamos’ y ‘Tracaná’, y salen a escena Nandi Migueles, Juan Lucena, Adela del Moral y Antonio Ventura. Ellas cuenta que son coristas gracias a ellos. En el segundo, estas “monjas” rezan con su “rosario” por los que están en paro, por los que luchan por no perder su hogar. Ellas dicen que rezan el “ave maría” por los abuelos. Con un “gloria” pide que proteja a los jóvenes preparados que se tienen que ir fuera a trabajar. Y una “salve” para que salve de este tormento a todos los que sufren, y quieren que vayan al infierno los que nos han llevado a este calvario. Este tango tiene como especial que lo cantan primero en voz baja, como si estuviesen rezando ellas en su “celda”, y sube la voz para rezar la “salve”.   Los cuplés, el primero sobre la norma para no insultar en el fútbol ni al árbitro ni a los jugadores. Dicen que si esta medida se tomase en el Falla, lo que decida el Jurado sería correcto. Excepto si no les pasan a Semifinales. El segundo sobre tu tipo y el del coro de Rivero. Dicen que “envidian” a esos monjes, porque llevan a religiosos a su lado. Con su estribillo en la batea –y hacen las campanas del coro ‘Cádiz Oculto’- dicen que ellas se cambiarían un rato por ellas.   En popurrí de estas “monjas” vuelve a tener el efecto deseado en el público. Ha elegido músicas muy alegres y conocidas para engarzarlas en esta parte del repertorio y contar cómo llegan estas “religiosas” a Cádiz y conocen el Carnaval.

Comparsa, lobos - cuartos

Gobernando el mar de las coplas


La comparsa de Juan Fernando ‘Lobos’ se presenta en escena con unas potentes voces representan a estos hombres del mar, como homenaje a la comparsa de Paco Alba y también para representar este tipo de marineros que van por la mar para cantar sus coplas y que desean llegar a Cádiz, su tierra.   Los pasodobles, el primero a “su marinera”, que es su madre. Una persona que ha luchado lo imposible para sacar a sus hijos adelante y ha dejado sus penas y sus problemas a un lado para procurar la felicidad de sus hijos. El segundo contra la “ley mordaza”. Una dura crítica al Gobierno de Mariano Rajoy sobre esta medida. Ellos acaban cantando el pasodoble con una venda en su boca.   Los cuplés, en el primero cuentan que se perdieron en el mar durante más un año. Dice que subió una sirena al barco. Y cogió Ezequiel, el más gordito de la comparsa, y la hizo en adobo. Casualmente, el coro de Faly Pastrana desarrolló de manera muy parecida un cuplé. El segundo sobre las películas que veían de pequeño de kárate. Dicen que ahora les pasa lo mismo. Y dicen que ahora que van a estrenar ’50 sombras de Grey’, se van a poner en la puerta porque con “el calentón” seguro que ligan. Muy bien este segundo cuplé.   En el popurrí estos marineros continúan su maravillo viaje por el mar acompañado por buenas voces que defienden un precioso repertorio. Un velero que ellos dicen que llevan de esperanza envuelto en sus coplas. 

Cuarteto, los niños de la mary - cuartos

Secuestro cuartetero en el falla


El cuarteto ‘Los niños de la Mary’ siguen con la historia de preliminares. Mary Poppins ya es la niñera de los niños, El Metralleta y Piruelta. Los niños empiezan a sacar cosas del bolso de Mary Poppins y sacan un consolador, que la niñera dice que es un mortero para el aliño para hacer el cazón en adobo. Y Piruleta dice que tiene que ser verdad, “porque huele a pescado”. Aunque El Metralleta dice que no, que él sabe lo que es. Y aparece el padre de los niños con el director del colegio. Y empiezan las confusiones con lo que les enseña Mary Poppins.   Los cuplés, el primero sobre el Ébola. Dicen que cuando alguien estornudaba se creía que tenía la enfermedad. Y ellos dicen que fueron al médico porque creían que se había contagiado, y se fueron al Ayuntamiento a darle un beso a la alcaldesa. El segundo sobre el programa ‘Adán y Eva’. Y ellos tuvieron una pesadilla con este programa, porque estaban en la isla y apareció la alcaldesa.   Y sigue el tema libre y los niños simulan un secuestro para que su padre les de lo que quieren. Se hacen pasar por secuestradores, y el Metralleta dice que “estoy to loco, que yo hago una comparsa de Sevilla y la presento en el Falla”. Como la comunicación por teléfono entre los “secuestradores” y el padre de los niños y Mary Poppins se escucha entrecortada. Tienen francotiradores a la derecha “que hay que tener cuidado, que están apuntando”, por el Jurado. Pero al final Piruleta “mete la pata” y comienza a decir “qué, qué de qué…”, y don Francisco los descubre. 

Comparsa, el callejón del duende - cuartos

Piratas con mucho arte


La comparsa de los Gitanos de El Puerto ‘El callejón del duende’ se presenta como piratas que están en las calles de Cádiz, del barrio del Pópulo, y guardan su “contrabando” en este callejón. Flamenco puro.   Los pasodobles, el primero una crítica al PP y al PSOE y defensa al partido Podemos. Ellos dicen que este partido político no puede ser peor de lo que hay ahora. El segundo sobre una persona que tiene alzheimer y que escribe unas letras a su compañera, su esposa, que le está ayudando en esta enfermedad y que quiere que sepa que la quiere, por si se le olvida.   Los cuplés, el primero sobre la formación de este grupo. Ellos cuentan que en el ensayo general había mucha gente y también le dicen a Ramoni que “este año se va a poner las botas”. El remate difícil de entender. El segundo sobre Ramoni, el Gitano, que quiere participar en el programa de ‘Adán y Eva’ y le pide la comparsa que vuelva delgado.   El popurrí, de nuevo una demostración de cómo cantan estos gitanos el flamenco girando sus cantes alrededor de la historia de estos piratas. 

Chirigota, los superpop (chirigota ochentera) - cuartos

Cualquier tiempo pasado fue mejor, o no


La chirigota de Vera Luque ‘Los superpopa (una chirigota ochentena)’ se presentan como jóvenes de la “movida” de los años 80. Ellos han visto a Chanquete, disfrutaron de Sabrina, tenían vídeo Beta. Y si eres gaditano y has tenido otro alcalde que no haya sido Teófila Martínez, entonces eres como ellos. Pero ahora muchas cosas han cambiado, menos “su sueldo y Jordi Hurtado”.   Los pasodobles, en el primero echan la vista a los años 80, cuando fue elegido Felipe González como presidente del Gobierno. Ellos comienzan a hablar de las esperanzas que tienen con él y le avisan de lo que no tiene que hacer, que es lo que precisamente ha hecho el ex presidente. “Esperemos que nunca se doblegue ante la OTAN, ni estés como consejero de una multinacionales. Rematan el pasodoble diciendo que “más te vale no engañarnos, pasarías a la historia como un traicionero. El segundo a los cofrades y a los cristianos. Ellos dicen que es bonito que “en los 80 el mecido de Cádiz por las calles”. Recuerdan al Goliat y al Rubio del Aceite. Ellos dicen que no nos tenemos que “despojar” de esas tradiciones. Defensa del “gaditanismo” en las cofradías. El “horquillazo”, y dice que los que quieren imponer el “estilo sevillano”, que se compren una silla en la campana.   Los cuplés, el primero sobre un vídeo que ha grabado Mariano Rajoy y que rematan muy bien. El segundo, a los hijos del rey emérito Juan Carlos I. Gran desarrollo del cuplés y fantástico el remate.   El popurrí, con música para el recuerdo y con temas que también conocemos todos y que provoca que la chirigota conecte muy bien con el público. 

Coro, la fábrica de humo - cuartos

Paco martínez mora s.a.: industria de buenas coplas


El coro de Paco Martínez Mora ‘La fábrica de humo’ se presenta como trabajadores de una industria donde se construyen las falsas promesas de los políticos. La música de la banda sonora de ‘Aladdin’, de Disney’, anima esta presentación que consigue arrancar una fuerte ovación del patio de butacas que llena de nuevo el Gran Teatro Falla.   Los tangos, el primero una critica al Gobierno municipal, aunque se centran en el primer teniente de alcaldesa, José Blas Fernández. Le recriminan sus intervenciones en el Pleno del Ayuntamiento de Cádiz hacia las personas que asisten y también le piden que por fin se enfrente a su partido para hacer de verdad algo por esta ciudad. El segundo una crítica al otro gran partido, al PSOE. No están de acuerdo que este partido se adjudique la palabra “obrero”, porque se han vendido a los bancos y también a la Monarquía. Ellos dicen que el PSOE es “a dejado vendido al obrero a una derecha de saldo”. Por eso dicen que la palabra “obrero” se debe utilizar sólo para los currantes, no para partidos que “están perdidos”.   Los cuplés, el primero a los piropos que lanzan los obreros a las mujeres que pasan al lado de una obra. Ellos dicen que se saben controlar, porque a la mujer hay que tratarla con respeto. Por eso cuando pase una chica no van a decir, pero si pasa “un maromo, lo dejo todo y me vuelvo loca”. El segundo a los olvidos de su “prima Carmeluchi”. A ella se le olvida el móvil; se deja la puerta abierta de casa cuando se va y se deja la televisión encendida. Dice que un día su marido abrió el armario porque olía mal, y se encontró una gran sorpresa, y es que Carmeluchi se había dejado a su amante olvidado dentro hacía 6 meses.   El popurrí de este coro vuelve a sonar muy bien y no se hace largo por las músicas elegidas. Y es que son muy alegres las cuartetas que canta este coro que cada año suena más compacto. Estos obreros hablan de lo que tienen que construir porque sus “patrones políticos” les encargan, pero no sirve nunca para nada.